Un dia en Parque de la Costa

Cada vez que veía el programa siempre le decía a mi mamá llorando que me llevara, pero la distancia de más de 1000km lo hacía imposible. Tardes enteras escuchaba el casete con todas las canciones el Rey Cara de Barro y sus amigos, bailaba soñando que algún dio cuando sea grande iba a ir.

Después de 19 años, conocí ese lugar que por mucho tiempo vivió en mi imaginación.
Apenas ingrese mi niño interior empezó a florecer, todo me sorprendía y hasta debo conocer que se me cayeron algunas lágrimas.

Do

Esto no es para cualquiera ya además de no temerle a la altura, hay que tener ganas de subir más de 12 pisos. La experiencia es única, desde ahí se puede observar gran parte del parque.

La recepción fue muy cálida, desayunamos con una hermosa vista a todo el parque, había de todo para comer, torta fritas gigantes, bownie, medialunas y algo caliente para tomar porque hacía mucho frio ese día.

Tratamos de desayunar lo más rápido para poder aprovechar el día y subirnos a la mayor cantidad de atracciones.

Esos mismos personajes con los que desde pequeña soñaba ver, hoy se hacía realidad.

Lo primero que me llamo la atención fue una de las nuevas actividades que hay, este es un circuito de juegos extremos, como la tirolesa que fue a la que me subí. Esto no es para cualquiera ya además de no temerle a la altura, hay que tener ganas de subir más de 12 pisos. La experiencia es única, desde ahí se puede observar gran parte del parque.

Después de eso siguió un sin fin de juegos como, Las Tazas Locas, El Pulpo, Los Autos Chocadores, la experiencia en 3D, la casa del terror y las famosas montañas rusas. Después de tantas risas y gritos  me di cuenta que el sol estaba apagándose y era inevitable no ir a la vuelta del mundo para apreciar ese atardecer, fue algo soñado.

Apenas ingrese mi niño interior empezó a florecer, todo me sorprendía y hasta debo conocer que se me cayeron algunas lágrimas.

Por último vimos los últimos dos shows que nos brindaron, “Invasión Zombie” con grandes efectos espaciales como autos volando, interacción de los zombies con el público (no apto para impresionables). Después de terminar vimos el show de cierre, con homenajes a grandes películas musicales y luego un baile general con todos los personajes del parque.

Esos mismos personajes con los que desde pequeña soñaba ver, hoy se hacía realidad.

Se puede ir desde las 11:00hs hasta las 19:30hs todos los días. Hay actividades para todas las edades, lugares de comida, baños y todo tipo de atención que tenemos que tener si nos pasa algo.

Credit Photo: Sebastian Gutierrez