Happy Day!

Nuestros hijos van cumpliendo añitos y esta es una ocasión muy especial que no se puede pasar por alto. Sin embargo no es lo mismo el festejo cuando son pequeños y ni siquiera van al jardín de infantes (en esos casos el acontecimiento se festeja con la familia, abuelos, tíos, padrinos, primos), que cuando ya se escolarizan. Ahí las cosas cambian.

Es menester buscar un lugar donde invitar a todos los compañeritos, además de los familiares, y organizar, junto con los responsables del lugar elegido, la animación, el menú, la música, etc; y luego, a disfrutar junto a ellos.

A los 4, 5 ó 6 años una busca el saloncito según la cercanía, capacidad, estilo, ambientación y principalmente el costo. Cuando ya vamos por los 7, 8 ó 9, hay que elegirlo con ellos. Y a veces esto es un tema.

Lo míos pasaron de estar encantados con el lugar que yo les elegía, a ponerme tantos pero tantos peros que llegué a desesperar porque se acercaba la fecha y aún estaba en ascuas: “Que éste ya lo contrató un amiguito, que quiero uno en el cual nadie haya festejado, que no me gusta si no tiene tobogán inflable y pelotero, que quiero cancha de fútbol, que es feo, que el color de las paredes no me gusta, que es chico”… Y tantos otros argumentos!

Mi consejo después de tantos años de organizar cumpleaños a todos mis hijos: armarse de paciencia. Los chicos empiezan a crecer y se ponen pretenciosos y exigentes.

Casi siempre y con mi último hálito llego a encontrar el saloncito adecuado y todo sale siempre más que bien. Pero la odisea vivida es inquietante y sobre todo muy estresante.

Mi consejo después de tantos años de organizar cumpleaños a todos mis hijos: armarse de paciencia. Los chicos empiezan a crecer y se ponen pretenciosos y exigentes. Lo importante es hacerles ver el valor de poder festejar el cumpleaños con todos los amiguitos y los familiares más queridos. Si logramos que puedan valorar eso, que vean que todos los invitados, sean chicos o grandes, se acercarán para compartir un momento juntos, ellos lo disfrutarán y lo vivirán felices donde quiera que sea.